El Valle de Ansa

Barcelona, segundas etapas

Cuando dos personas están destinadas a estar juntas, no importa el tiempo, mucho menos los años… el destino siempre se encargará.

Me encontraba en un punto de un nuevo comienzo, un nuevo comienzo donde siempre había soñado. Una ciudad nueva, un hospital donde a mi parecer no era de los más grandes pero si lo consideraba bastante enorme, ya que yo venia de trabajar en uno que era más bien pequeño, con solo 1 planta de hospitalización.

Llegado el día, cargué las maletas en el maletero del coche, y allá que me fui, a vivir nuevas aventuras. Después de conducir durante unas 4 h, varias ideas me rondaban la cabeza, ¿Me gustaría estar allí? ¿Haría nuevas amistades?, ¿En que unidad trabajaría?, ¿Habría echo lo correcto?… Todo era un mar de dudas que más tarde descubriremos.

Después de 4 h horas al volante, llegué a Barcelona, como no, llovía, no mucho pero si. Otra casualidad, todos los comienzos marcados por agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star